leer libros

En una ocasión, le preguntaron a Ramana Maharshi sobre la utilidad de leer libros espirituales y de filosofía. Su respuesta fue:

Te levantas por la mañana y miras en el espejo que te creció la barba y tienes que afeitarte. Puedes seguir mirando en otros espejos y todos te van a decir lo mismo, pero ningún espejo te puede afeitar. Te tienes que afeitar tú mismo.

En vez de perder el tiempo mirando espejos, es mejor empezar a afeitarse en el primer espejo y encontrar la verdad. Todos los libros te van a decir lo mismo, con pequeñas diferencias. En vez de perder el tiempo leyendo libro tras libro, puedes realizar lo que era obvio desde el primer libro.

Vía Luis de Santiago

.

.

 

Publicado en advaita, psicología, zen meditación | Etiquetado , , ,

el ego espiritual

La búsqueda parte de una proyección mental ilusoria: el sentimiento de carencia que corroe nuestra conciencia de ser y nos provoca angustia. Pero es esta proyección mental ilusoria lo que nos pone en camino. El Zen puede convertirse en una nueva proyección ilusoria: la de ser alguien espiritual, un meditador, alguien que hace algo especial, que se viste de forma especial… aparece el ego espiritual. La búsqueda sincera de despertar es rara y, aunque esté presente en muchas personas, al principio está mezclada con otros elementos tales como proyecciones, necesidad de reconocimiento, deseos de poder, etc. Lo que nos aguarda en el cojín de meditación es un espejo implacable e impecable. El espejo que nos refleja tal y como somos. Generalmente lo primero que nos impulsa es la proyección ilusoria de cualquier tipo, después viene el encuentro con la propia sombra y el desinflamiento y la desilusión. Aquí son muchos los que abandonan. Los que atraviesan la sombra terminan por encontrarse con su verdadera naturaleza original, lo que llamamos ‘naturaleza de Buda’ en el Zen y, desde ella, pueden construir una vida más real. Y también están los que se pasan la vida empollando el cojín sin que de él salga ningún polluelo.

Dokushô Villalba

.

.

 

 

Publicado en zen meditación | Etiquetado , , , ,

problemas

¿Qué es un problema, en realidad? Un problema es algo que no va como tú quieres. Pero el mundo no gira de la manera que tú quieres.

Robert Adams

.

.

 

Publicado en advaita, zen meditación | Etiquetado , ,

primero la paz

Antes de hablar o de hacer algo, es preferible estar en paz.

En vez de actuar desde la mente parlanchina que te arrastra al drama y al conflicto, puedes hacerlo desde el silencio y la paz.

Observa a la mente sin implicarte en ella, sin luchar, sin tratar de controlarla. Respira hondo, sé consciente de que no eres el pensador que habla en tu cabeza, sino el testigo de esos monólogos y, cuando estés en paz, actúa según lo que sientas.

No tienes que conseguir nada del mundo exterior ni resolver un problema para ser feliz.

Primero es la paz, y luego actuar sobre el problema. (Aunque, cuando sientes una paz profunda, te das cuenta de que no hay problemas). Y puedes hacer en el mundo con más eficacia.

Observa los miles de pensamientos inútiles que van y vienen, las circunstancias del mundo que cambian sin cesar. Observa desde tu centro cómo todo evoluciona sin tu concurso, sé consciente de la paz silenciosa y actúa desde ella.

Así puedes extender la paz en el mundo.

.

.

 

Publicado en advaita, psicología, zen meditación | Etiquetado , ,

el perro es más feliz

.

.

 

Publicado en humor, psicología, zen meditación | Etiquetado

futuro

Si usted medita por un motivo ulterior, como mejorar su mente, mejorar su carácter, o para ser más eficiente en la vida, usted está pendiente del futuro y no está meditando. Porque el futuro es un concepto. No existe..

Alan Watts

.

.

 

Publicado en psicología, zen meditación | Etiquetado , , , ,

aconsejar

image

.

 

 

Publicado en humor, psicología | Etiquetado ,