longevos

Hace poco leí que había muerto en Michigan la persona más vieja del mundo, con 116 años. Parece que vivir muchos años es algo importante y hay una especie de campeonato mundial de longevidad, como de tantas otras cosas.

Este asunto me recuerda la historia del hombre que cayó de un 60º piso; cuando se precipitaba al vacío, vio a otro hombre que caía más abajo, desde el piso 40, y mirándolo con pena, pensó: “pobre desgraciado, qué tortazo se va a dar en un momento”.

pino En este planeta hay árboles que viven diez o doce mil años; a esa escala, nuestras competiciones de longevidad son como la de una mosca que vive veinte días y se vanagloria de haber vivido más que otra que murió con diecinueve.

Vivir más tiempo, ¿para qué? Claro que es bueno cuidarse, pero sólo hay un momento en que puedo estar vivo, y es ahora. Si no soy consciente en cada momento, ¿que más me da vivir cien años haciendo el imbécil?

Si me quedara una semana de vida ¿que haría? ¿a qué dedicaría más tiempo? ¿qué dejaría de hacer?

Cien años, una semana, ¿acaso hay diferencia?

.

.

.

Publicado en psicología, zen meditación | Etiquetado , , ,

filósofos rusos

Como la entrada anterior quedaba muy seria, aquí pongo otra, más ligera, sobre “filósofos” rusos. “Filosofía” significa “amor a la sabiduría”. ¿Puede haber amor o sabiduría en quienes resuelven sus asuntos con violencia?

rusos

Al leer esta historia de los amigos de Kant, me he acordado de aquella otra de los sacerdotes “cristianos” que celebran la Navidad a tortazos.

.

.

.

Publicado en humor, psicología | Etiquetado , ,

el lado oscuro

El otro día estaba leyendo un artículo sobre “el lado más oscuro del budismo“, que describe actos violentos cometidos por monjes budistas en Birmania, Sri Lanka y otros lugares.  En fin, en Tibet son antiguas las controversias entre los “sombreros amarillos” y “sombreros rojos”, la prohibición del culto a Shugdenel asesinato de monjes en Dharamsala, etc.

Bueno, cuando el budismo se mezcla con la política, es política. Tolstoi decía que es más fácil escribir diez tomos de principios filosóficos que poner en práctica uno solo de esos principios. Para los budistas también.

.

.

.

Publicado en psicología, zen meditación | Etiquetado , , , , , , , , , ,

la paz está en su cara

Qué es el budismo (1976), de Jorge Luis Borges y Alicia Jurado, me parece que es un libro poco frecuentado por budistas, aunque contiene ideas notables, así cuando dice:

     “La existencia de Gautama como individuo es de escasa importancia para la fe budista”

O, con ese talento de Borges para la frase lapidaria:

     “La paz está en su cara; Siddharta ha encontrado el camino”.

.

.

.

Publicado en psicología, zen meditación | Etiquetado , , , , ,

etiquetas

¿Llegamos a ver algo? Vemos una flor y preguntanos: “¿qué es eso?” Alguien dice: “una flor de loto”. Todo lo que tenemos con eso es un nombre nuevo, una etiqueta nueva y erróneamente pensamos que tenemos una experiencia nueva. En cuanto logramos pegarle un nombre a algo, nos parece que hemos aumentado el caudal de nuestros conocimientos, pero lo único que hemos hecho ha sido aumentar nuestra colección de etiquetas.

Para “ver” este árbol debo quitarle la etiqueta, porque me causa la ilusión de que, teniendo un nombre que ponerle, conozco el árbol. Aún más, debo abandonar todas las experiencias precedentes de otros árboles. Y todavía más: debo desprenderme de todas las experiencias anteriores, incluso de este árbol.

Negamos la oportunidad de manifestarse al individuo presente, porque constantemente le juzgamos por nuestras experiencias pasadas de él.

Anthony de Mello

Citado por Carlos G. Vallés, Ligero de equipaje, Ed. Sal Terrae

.

.

.

Publicado en psicología, zen meditación | Etiquetado , , , , ,

haciendo cola

El sábado, cuando llegué a la caja del híper, había una cola de unas doce personas, con los carros bastante llenos. Después de estar un momento contrariado y aburrido, me di cuenta de que en aquel momento mi vida era la cola del híper, y que podía decidir vivirlo de otra manera.

Así que dejé de prestar atención a las cosas que no dependían de mí (la organización del establecimiento, las decisiones de compra de otras personas) y presté atención a lo que sí podía hacer, empezando por mi postura física, la respiración y las sensaciones físicas: sonidos, colores, etc.

En vez de estar sentado en el cojín, estaba apoyado en el carro de la compra y, en vez de incienso, tenía los olores del supermercado; se transformó en una experiencia agradable y, cuando me quise dar cuenta, ya estaba fuera. De hecho, sentí dejar una experiencia tan agradable. Al concentrarme en lo que podía hacer, la situación cambió completamente.
.

.

.

Publicado en zen meditación | Etiquetado ,

Recordando a Gurdjieff

En “Recordando a Gurdjieff” (Editorial Sirio), Fritz Peters cuenta su experiencia como interno en el Prieuré en los años 20 y algunos encuentros posteriores con el maestro y sus discípulos en EE.UU. (Gurdjieff murió en 1949):

  • Una de las metas de la escuela era “verse uno mismo tal como los demás lo veían”
  • Siempre hay una razón lógica por la que la gente hace las cosas de cierta manera; es necesario encontrar todas las razones posibles antes de juzgarlos.
  • (En mi conflicto con Miss Madison) si alguno de los dos hubiese sido consciente de su comportamiento y no simplemente una reacción del uno hacia el otro, el problema se hubiera solucionado fácilmente.
  • La principal dificultad del ejercicio de la “observación de sí” era hacerlo sin esperar resultados, observando el comportamiento propio sin comentarios y sin intentar cambiarlo.
  • El hombre verdadero no es bueno ni malo, es solo consciente.
  • El deseo puede ayudar, es como una oración cuando es para otro. Pero cuando es para uno mismo la oración y el deseo no son buenos, solo el trabajo es bueno.
  • Piden consejo pero no desean ayuda, solo desean encontrar lo que quieren de antemano.
  • La política, la religión o cualquier movimiento que trate al hombre en masa son un fracaso; solo es posible el progreso humano a nivel individual. El trabajo de grupo solo es valioso en cuanto ayuda al individuo.
  • En la vida nunca hay una segunda oportunidad, solo hay una oportunidad.
  • Si bien es posible ayudar a otra persona hasta cierto punto, no es posible “hacer” nada por ella. Puedes ayudarle a levantarse, pero solo él puede dar el paso.
  • Aunque se consiga un resultado temporal, luego hay que trabajar mucho más para que los resultados formen parte permanente de uno mismo.
  • Debido a su reputación, la gente rara vez conocía a un individuo llamado Gurdjieff, sino a la imagen que se habían formado de antemano.
  • En realidad, nadie hace preguntas. Es imposible preguntar por algo que no se sabe; por eso sólo doy respuestas que ya conocen. Si le doy una respuesta agradable (que no verdadera) podrá decir que Gurdjieff se la ha dado y no tendrá que responsabilizarse. La educación está al revés: el maestro no hace a los alumnos formular nuevas preguntas, se limita a dar respuestas a viejas preguntas a las que cualquiera puede responder.
  • La señora que da de comer a los pájaros en el parque dice que lo hace porque ama a los pájaros, pero no menciona el placer que eso le proporciona.
  • Cuando él estaba con cualquiera de nosotros, recibíamos toda su atención. No puedo pensar en nada que sea más halagador en las relaciones humanas.

.

.

.

Publicado en psicología, zen meditación | Etiquetado , , ,