no hay que esperar

No importa quién seas, ¿no sería maravilloso que no tuvieras que esperar para sentirte bien? ¿No sería agradable sentirte maravillosamente ahora, sin ningún motivo?

Cuando te conviertes en una persona libre en tu mente, nadie más puede controlar tu estado, ya sea deliberadamente o no. Nada ni nadie puede arruinar tu día ni intimidarte. Ningún problema puede dominar tu vida. Aumentas el control sobre cómo te sientes y sobre los estados a los que entras.

Dondequiera que voy, recuerdo dos firmes creencias que tengo: hay muchas personas que son adorables y muchas personas se comportan como pendejos. Hago todo lo posible para que esos que se portan como pendejos se sientan bien y comiencen a portarse más agradablemente. Siempre hago un esfuerzo para dibujar una sonrisa en cada persona con la que me encuentro, es una de las metas más importantes que tengo cada día. Es curioso pero, cuantas más personas hago sonreír, más sonrío yo mismo.

De las “Conversaciones” de Richard Bandler y Owen Fitzpatrick.

No hay que hacer nada para ser feliz, sino tratar de que las cosas que hacemos no nos impidan ser felices.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en zen meditación y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.