el impulso de hablar

Cada vez que sienta un fuerte impulso de hablar de la meditación y de lo maravillosa que es, o de lo dura que resulta, o que quiera convencer a otra persona de lo bien que le iría meditar, simplemente recuerde que todo esto no son más que pensamientos y siéntese a meditar un poco más.

El impulso pasará y todo el mundo estará mejor, especialmente usted.

Jon Kabat-Zinn

Esta entrada fue publicada en zen meditación. Guarda el enlace permanente.