sueños

Últimamente estaba pensando cerrar el blog, porque es una versión gratuita y WordPress lo llena de publicidad, y desde hace años no escribo nada mío, solo pongo citas de autores que se expresan con más claridad, pero esta mañana se me ha ocurrido algo.

Anoche me quedé dormido pensando en una situación del trabajo y esta mañana, al despertar, he recordado escenas de un sueño que sucedía en mi lugar de trabajo y en el que aparecían algunos conocidos de allí.

No sé si los sueños tienen algún significado (aunque muchos se lo han atribuido: la Biblia, Sigmund Freud, etc.), pero hoy creo que no lo tienen y que la mente humana se limita, al despertar, a recoger retazos de información que circula por las neuronas y tratar de ensamblarlos en historia más o menos verosímil.

Probablemente sucede lo mismo con el llamado mundo real, que consideramos objetivo, pero que quizá no es más que una especie de espejismo o ilusión compartida a la que tratamos de construir un significado.

Eso no autoriza a comportarse como un psicópata sin escrúpulos, claro; pero, aunque tratemos con la mayor compasión y amabilidad a cualquier ser sensible, siempre se puede hacer con una sensación de ligereza de que en realidad no sabemos nada y no importa nada.

Tampoco pretendo ser original; seguro que el tema de que la vida es como un sueño lo explicaron mucho mejor Platón, Calderón de la Barca y tantos otros, pero esta mañana lo he visto.

Y que, como dice Un curso de milagros, nada de lo que veo significa nada.

En ese contexto, es fácil entender el poco sentido que tiene escribir un blog. O dejar de hacerlo.

Esta entrada fue publicada en psicología, sin categorizar. Guarda el enlace permanente.