“yo” es un concepto

Hemos hecho con el “yo” lo mismo que con todas las demás percepciones, tomar un vórtice continuo de pensamientos, sentimientos y sensaciones y consolidarlo como un constructo mental. Después le hemos añadido una etiqueta que dice “yo” y, separándolo de todo lo demás, lo hemos tratado como una entidad estática y duradera. Y es así como, ignorando nuestra conexión con todos los aspectos de este proceso de cambio continuo que es el universo, nos lamentamos de lo aislados que estamos. Ignoramos nuestra conexión inherente con todo y decidimos que “yo” tengo que conseguir más cosas para “mí”. Luego nos quejamos del egoísmo y la insensibilidad del ser humano.

Pero así funcionan las cosas porque, de esta falsa sensación del yo como algo diferente y separado de todo lo demás, se derivan todas las malas acciones.

El universo entero cambia cuando se disipa la ilusión de ese concepto.

Gunaratana

.

.

.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en zen meditación y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.