el trabajo del ego

El ego está ansioso por despertar y por ello medita a diario, participa en todo tipo de prácticas espirituales, celebra rituales, enciende velas, va a retiros, lee muchos libros de espiritualidad y sigue las enseñanzas de diferentes maestros. El ego ansía con todas sus fuerzas alcanzar la iluminación. Y eso, simplemente, no puede suceder.

Todos sus esfuerzos y todos sus intentos deben cesar y después solo habrá una apacible relajación que te deposita en el momento presente. ¡Ahora estás aquí! Estás despierto, al menos en esos momentos en que estás totalmente presente. Es así de simple.

Leonard Jacobson

.

.

.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en advaita, zen meditación y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.