suficiente

Nunca se tiene suficiente dinero, ni aunque gane un premio de lotería, se acaba gastando. En cambio, siempre hay suficiente amor para repartir. 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en psicología, zen meditación y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.