no juzga, solo observa

Simplemente observe sus pensamientos y sus motivos en el espejo de la relación, y verá que, en el momento en que observa, quiere hacer correcciones y dice: “Esto está bien, esto no; debo hacer esto y no aquello”. Cuando usted se mira en el espejo de la relación, su actitud es de condena o de justificación, de modo que distorsiona lo que ve. Sin embargo, si solo observa en este espejo su actitud hacia las personas, las ideas y las cosas, si simplemente ve el hecho sin juzgarlo, condenarlo o aceptarlo, entonces descubrirá que cada percepción trae su propia acción. Ese es el principio del conocimiento de sí mismo.

No lo hace mediante la disciplina, sino por medio de la comprensión, de la observación, estando atenta a sí misma cada minuto sin que haya elección. No diga: “Tengo que estar atento en cada momento”, porque esa es una manifestación más de la idiotez de querer llegar a algo, de querer alcanzar un estado particular. Lo que importa es darse cuenta de uno mismo, y hacerlo sin acumular, porque en el momento en que uno acumula se está juzgando desde este centro.

Jiddu Krishnamurti (vía Advaitainfo)

.

.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en zen meditación y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.