es tu mente

Cuando llegó al monasterio, Hui-neng encontró a varios monjes discutiendo acaloradamente sobre una bandera. Uno decía que la bandera es un objeto inanimado y es el viento quien la hace ondear, a lo que otro respondió que el viento y la bandera eran inanimados, por lo es imposible que pudieran moverse. Otro monje replicó que, en el fondo, no había una bandera ondeando,  sino es el viento lo que se movía por sí.

Hui-neng se acercó y les dijo: “en realidad, lo que se mueve aquí sin cesar son vuestras mentes”.

.

..

.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en psicología, zen meditación y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.