fantasmas

parece uno haber dejado tras sí hace tiempo tales fantasmas de dioses. Pero lo que hemos superado son sólo los fantasmas de las palabras, no los hechos psíquicos que fueron responsables del nacimiento de los dioses. Estamos todavía exactamente tan poseídos por nuestros contenidos anímicos autónomos como si éstos fueran dioses. Ahora se los llama fobias, obsesiones, etc… síntomas neuróticos.

Los dioses han pasado a ser enfermedades y Zeus ya no rige el Olimpo, sino el plexo solar, y ocasiona curiosidades para la consulta médica, o perturba el cerebro de políticos y periodistas quienes, involuntariamente, desencadenan epidemias psíquicas.

Carl Gustav Jung

El secreto de la Flor de Oro

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en psicología, zen meditación y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.