las manos vacías

En 1227, cuando Dogen regresó a Japón, después de un viaje de cuatro años, le preguntaron:
-¿Qué has traído de China?
-Nada. He vuelto con las manos vacías. Solo traigo un espíritu apacible y flexible

.
.
.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en zen meditación y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.