reflexión

Ayer fue jornada de reflexión.  Estuve acordándome de Tony de Mello,  cuando decía que la vida era como un viaje en autobús,  que recorre una hermosa región llena de montañas,  lagos y praderas,  mientras los viajeros,  sin saber lo que hay en el exterior,  van con las cortinas bajadas y se pasan el viaje discutiendo sobre quién debe ocupar el mejor asiento,  a quién hay que aplaudir y cosas así. 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en psicología y etiquetada . Guarda el enlace permanente.