longevos

Hace poco leí que había muerto en Michigan la persona más vieja del mundo, con 116 años. Parece que vivir muchos años es algo importante y hay una especie de campeonato mundial de longevidad, como de tantas otras cosas.

Este asunto me recuerda la historia del hombre que cayó de un 60º piso; cuando se precipitaba al vacío, vio a otro hombre que caía más abajo, desde el piso 40, y mirándolo con pena, pensó: “pobre desgraciado, qué tortazo se va a dar en un momento”.

pino En este planeta hay árboles que viven diez o doce mil años; a esa escala, nuestras competiciones de longevidad son como la de una mosca que vive veinte días y se vanagloria de haber vivido más que otra que murió con diecinueve.

Vivir más tiempo, ¿para qué? Claro que es bueno cuidarse, pero sólo hay un momento en que puedo estar vivo, y es ahora. Si no soy consciente en cada momento, ¿que más me da vivir cien años haciendo el imbécil?

Si me quedara una semana de vida ¿que haría? ¿a qué dedicaría más tiempo? ¿qué dejaría de hacer?

Cien años, una semana, ¿acaso hay diferencia?

.

.

.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en psicología, zen meditación y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.