historias de fútbol

Ayer hubo un partido de fútbol, Atlético contra Real Madrid, que terminó con el resultado de 4–0; una experiencia maravillosa para unos y un desastre para otros, cuando en realidad los hechos eran los mismos (un balón entró cuatro veces en una portería).

Es útil diferenciar lo que sucede de la historia que nos contamos sobre lo que sucede.

Puedes sufrir porque tu equipo ha perdido, porque no has conseguido un porcentaje de ventas, porque se te ha roto una uña, porque tu cuñado tiene un teléfono más vistoso, etc. Las formas del sufrimiento son infinitas, aunque todas están relacionadas con el significado que damos a las cosas y el deseo de que sean diferentes.

Las circunstancias del mundo son, en general, neutras, y las vivimos según la importancia que demos a nuestros propios pensamientos, creencias y expectativas. Cuando (me parezca que) algo externo me está haciendo sufrir, siempre puedo preguntarme: ¿qué historia me estoy contando? ¿puedo soltarla? ¿aceptar la realidad tal como es? Y, una vez aceptada, ¿qué voy a hacer ahora?

.

.

.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en psicología, zen meditación y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.