riesgo

Y llegó el día
en que el riesgo
de permanecer encerrado
en su capullo
fue más doloroso
que el riesgo
de florecer.

Anaïs Nin

.

.

.

.

.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en psicología, zen meditación y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.