el monje y el samurai

El samurái llegó, con su armadura y su séquito. El monje zen no pareció impresionado.

-Humíllate ante mí. Soy el que puede aplastarte bajo los cascos de mi caballo y degollarte con mi  espada. ¿Quién eres tú?

El monje, sin inmutarse, respondió amablemente:

-Soy el que puede ser aplastado bajo los cascos de tu caballo y degollado por tu espada.

.

Fuente

.

.

.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en humor, zen meditación y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.