política

Hazlo por amor a la verdad, no para salvar al mundo. Salva tu propio mundo. ¿No quieres salvar el mundo para ser feliz? ¡Pues ahórrate el paso intermedio y empieza por ser feliz!

Deja de ser la guerra tratando de enseñar paz. La guerra no puede enseñar paz. Sólo puede hacerlo la paz.

Si nos hablas claramente, sin intenciones ocultas ni interés por un resultado, te podremos oír porque estarás a nuestro nivel. No nos hables desde una postura superior de “yo sé”.

Sólo hay una manera de afectar a la humanidad y es exponer los hechos, contar tu experiencia honestamente y amar sin condiciones. No puedes convencer al mundo de nada, ni siquiera cuando es para bien del mundo.

 El cambio mediante la paz es posible. Tiene que empezar con una persona. Si esa persona no eres tú, ¿entonces quién es?

Byron Katie, Mil nombres para el gozo

..

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

,,,

Anuncios
Esta entrada fue publicada en psicología, zen meditación y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.