amor verdadero

Cuando ves a tu hijo, por ejemplo, y ves a un mendigo, ¿sientes el mismo amor? Si contestas “No”, lo que experimentas por tu hijo y por el mendigo no es amor. Son sensaciones que, basadas en tus creencias, dirías que por tu hijo sientes una clase de amor y por el mendigo quizás otra clase de amor. Pero el Amor Verdadero no tiene clases.

Nick Arandes

Anuncios
Esta entrada fue publicada en zen meditación y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.