encontrar la paz mental

Cuando vamos al cine, nos implicamos en la trama y vemos situaciones que nos hacen sentir pena o alegría, suspense o terror, aunque luego se acaba la película y queda una pantalla en blanco. Todo eso que nos producía angustia o exaltación sólo eran ilusiones proyectadas sobre la realidad de una pantalla blanca.

En la vida cotidiana, cuando soy consciente de la pantalla, de las ilusiones que proyecto y de mí mismo como espectador, dejo de sufrir por no haber conseguido aún el iPhone o el BMW, cambiar de trabajo o de marido, pagar la hipoteca o alcanzar la iluminación, porque los deseos son insaciables y son la causa del sufrimiento, así que primero encuentro la paz mental y después –ya en paz– puedo disfrutar de tener un coche o un marido o un trabajo (o de no tenerlos).

Para ello, se puede entrenar la mente, según la elección de cada uno, ya sea sentarse en zazen, o –en la línea advaita– la autoindagación del ¿quién soy yo? de Ramana Maharsi, la práctica del Poder del Ahora de Eckart Tolle, los ejercicios de la conciencia de Frank Kinslow, etc. Cada cual elige su camino, que le llevará una vida –o muchas vidas– recorrer. O sólo un instante.

En cualquier caso, conviene recordar que no hay nada que conseguir, antes que la paz mental: nada que obtener, ni sitio al que llegar, ni gurú que conocer, ni tiempo que esperar: no vas a encontrar fuera lo que está dentro. Puedes recorrer muchos caminos, pero no hay que recorrer ninguno de ellos: nunca estás a más de un paso de encontrar lo que siempre has buscado.

Y puedes ser muy activo en el mundo exterior mientras mantienes la paz interior.

El ego trata de añadir cosas. Pero, en vez de añadir, puedes quitar, hasta darte cuenta de que no necesitas nada. ¿Puedes comprender la idea de la nada? ¿Sentir la experiencia de la nada? ¿Puedes percibir el espacio que hay entre tú y los objetos que te rodean? ¿Puedes percibir continuamente ese espacio vacío?

¿Puedes observar tus pensamientos, cómo surgen y desaparecen en la nada? ¿Puedes observar de dónde surgirá tu próximo pensamiento… …? ¿Puedes percibir… el espacio… que hay… entre un pensamiento… y otro…? ¿Eres… consciente… de… la… paz… que… surge… en… el… vacío…?

.

.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en psicología, zen meditación y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.