amar sus defectos

En cierta ocasión le pregunté a Pat Suppes, un colega veterano, cuál era el secreto de la felicidad. Me dijo lo que mucha gente feliz solía hacer:

1. Realizar un detallado inventario de sus fallos y defectos.
2. Adoptar un código de valores que considere esas cualidades como virtudes.
3. Admirarse por vivir según ese código.

Lo cuenta el profesor de filosofía John Perry en «La procrastrinación eficiente. Guía para dar largas, pensar en las musarañas y posponer todo de manera productiva». Premio IgNobel de Literatura 2011.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en humor, psicología y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.