buscar el satori

Joshu Sasaki decía que los maestros zen tratan de que los estudiantes tarden en llegar al satori, porque si supieran lo seca e insípida que es la iluminación, nunca querrían alcanzarla.

Pero, ¿meditamos para llegar al satori? ¿hacemos esto para conseguir aquello?

Genpo Merzel ha escrito:

En la mayoría de las tradiciones, son necesarios muchos años de búsqueda antes de poder dar el paso decisivo que nos lleva a reconocer lo absurdo de la búsqueda, porque la misma búsqueda de la verdad o de la iluminación erige la barrera que nos impide alcanzar lo que estamos buscando.

Y Kodo Sawaki:

Al seguir la vía del Buda no puedes imitar a nadie, has de andarla de tu propia y genuina manera. Tampoco puedes imitar a nadie con respecto a la paz de espíritu, ¿cómo podrías imitar el satori de otra persona? Se trata de ti mismo, en este lugar, en este instante: ¿de qué te sirve apelar al satori de tu maestro? Practicar la vía del Buda significa crear tu propia vida, encontrar tu propio camino para vivir esta vida.

Pensar que se ha alcanzado el satori es una ilusión. Si un monje zen confiara en que su satori de ayer sigue siendo válido hoy, se estaría haciendo ilusiones. Cada instante es el primero de tu vida. Cada instante es el último.

¿Experimentaste una vez el satori y desde entonces todo está en orden? No, el satori sólo tiene validez en este preciso instante. En el instante siguiente ya ha pasado. Si crees haber escalado hasta el punto más alto y haber logrado el satori, a continuación irás cuesta abajo. Practicar el zen significa continuar escalando durante toda tu vida.

¿Cuál es, en último término, el propósito de esta vida? Tomar las riendas de tu verdadero yo. Reconocer cuál es tu auténtica tarea. Satori significa ser realmente tú mismo. Conocerte a ti mismo y sostenerte con los pies firmes sobre la tierra. Y realizar la Vía significa avanzar seguro sin perderte a ti mismo de vista.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en zen meditación y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.