koan

(El otro día leí aquello de «no hables si tus palabras no son mejores que el silencio» y me he pasado un mes sin escribir).

El silencio no es suficiente. Sin embargo, cuanto más escribo, más me alejo de la verdad.

Es un koan.

Mientras tanto, los almendros han florecido.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en zen meditación y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.