Jodorowsky: felicidad

Cuando conocí al maestro zen Ejo Takata, me mostró una inscripción en la pared: felicidad. Yo no sabía que me había indicado la esencia del zen con un solo gesto.

El secreto de la vida es la felicidad, un estado que rechaza toda clase de tensiones. Cada noche dejo entrar a la felicidad en cada una de mis células, de mis huesos, mi carne, mi alma… acojo la sensación de felicidad.

Para acceder a esa felicidad, hay que entrar en la condición de no-esperanza. Cuando se pierde la esperanza, nos libramos del miedo y así llegamos a la felicidad. Esto es lo que hago cada noche: me acuesto en estado de regocijo en la cama, me convierto en un ser cuya materia es felicidad…

Lo cuenta Jodorowsky en La trampa sagrada. El camino de la bondad.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en zen meditación y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.