¿quién tiene la culpa?

¿Quién tiene la culpa? La tiene el gobierno, o los sindicatos, la derecha o la izquierda, los de arriba o los de abajo, los negros, los amarillos, los judíos, los musulmanes… La culpa es del árbitro, de mi ex, de la compañía telefónica…

Antonio se levantó con prisa; se había acostado tarde, escuchando las penas de un amigo recién separado, y luego el niño, con fiebre, le dio mala noche. Como de costumbre, el tráfico estaba fatal y tuvo que dar un rodeo para evitar las obras. Entonces sonó el móvil y se distrajo un momento…

Pepe, el mensajero, venía a toda velocidad. Aún tenía dos entregas de última hora, antes de llevar la moto al taller. La mañana estaba lluviosa y el suelo resbaloso; apuró el semáforo, que cambiaba a rojo, y apenas pudo esquivar el coche. Saltó a la acera y estuvo a punto de atropellar a un gato. La anciana que miraba desde el balcón -y que no había tomado su medicina- quedó tan impresionada que sufrió un infarto. La ambulancia tardó en llegar 28 minutos.

¿Quién tiene la culpa? ¿Antonio, el amigo, su ex, el niño, la fiebre, las obras, el tráfico, el móvil, Pepe, la lluvia, su jefe, el mecánico, la ambulancia, su conductor, el semáforo, la anciana, la moto, el gato…?

Echar la culpa a otros es una forma fácil de ser víctima, una actitud pasiva y cómoda de no asumir mi responsabilidad y actuar en consecuencia. No puedo resolver todos los problemas del mundo, pero siempre puedo elegir qué hacer.

Así, tenemos una sencilla y potente máquina cognitiva, que podemos utilizar en cualquier ocasión, y consiste en elegir una de estas preguntas:

¿Quién tiene la culpa? o bien ¿Qué voy a hacer ahora?

.

.

.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en psicología, zen meditación y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.