Propósitos de Año Nuevo

Curiosidades navideñas: mientras los no cristianos nos la pasamos deseando paz y amor al prójimo, algunos curas cristianos la celebran dándose de bofetadas en la mismísima Basílica de la Natividad, en Belén, hasta que llegan los policías (musulmanes) a separarlos; informa Europa Press:

Varios clérigos cristianos rivales se han enfrentado en una pelea
en la Basílica de la Natividad, en la ciudad palestina de Belén
(...) Mientras limpiaban el templo, construido en el lugar donde
dicen que nació Jesucristo, unos cien clérigos ortodoxos y apostó-
licos se han pegado puñetazos y golpeado con escobas. La Policía
palestina tuvo que entrar en la iglesia y usar sus porras para
restablecer el orden.

"Es un problema trivial que ocurre todos los años. La situación ya
ha vuelto a la normalidad", ha declarado el teniente coronel de la
Policía, Jaled al Tamimi. "No se ha detenido a nadie porque todos
los implicados son hombres de Dios", ha añadido.

Bronca navideña, un clásico de esta época, como los propósitos de Año Nuevo, que luego nunca se cumplen. Aquí hemos escrito (en serio y en broma) sobre cómo realizar los propósitos de Año Nuevo, pero en esta ocasión no pretendo conseguir nada: mi único propósito es dejar de buscar.

Para qué buscar la sabiduría en antiguas escrituras, maestros orientales o rituales chamánicos, cuando la verdad pura y simple está delante de mi nariz. Dónde voy a encontrar mejor ocasión de meditar y apreciar la belleza del mundo que en el atasco de tráfico, la cola del banco o la mesa del despacho. Cuándo voy a encontrar mejor maestro que el jefe impaciente, la cuñada inquisitiva o el cliente irritado. Para qué viajar lejos cuando la vida cotidiana ofrece tan buenas oportunidades.

Es todo tan hermoso que dan ganas de llorar. Gracias, gracias.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en humor, zen meditación y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.