resistencia

Si fuésemos consientes de todas nuestras reacciones musculares, nos daríamos cuenta de que pasamos la mayor parte del día oponiéndonos a algo.

Continuamente ejercemos una resistencia que se puede experimentar como tensión en el entrecejo: ese es el centro de la continua sensación de resistencia ante la vida. El “yo” no es más que esa sensación de resistencia.

Lo dice Alan Watts en Taoísmo, Editorial Kairós.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Tao, zen meditación y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.