lleno y vacío

¿Hacer el vacío en la mente? Esto supondría empujar fuera los pensamientos, hacer fuerza contra ellos… no tiene mucho sentido. Es preferible dejarlos pasar, como se hace en tai chi: en vez de oponerte al empuje, te apartas levemente y lo dejas pasar… Así, observas cada pensamiento desde tu centro –desde tu respiración, o postura, o mantra o koan- lo ves llegar y pasar, sin que te arrastre.

Si empujas el pensamiento, éste, al marcharse, tirará de ti. Si sólo lo dejas pasar, no tendrá ninguna influencia y podrás darte cuenta de que casi toda la actividad mental consiste en pensamientos inútiles y repetitivos. Incluso la muerte es sólo el pensamiento sobre la muerte (y el miedo al pensamiento sobre la muerte). Y, al soslayar esa capa de pensamientos inútiles, podrás escucharte a ti mismo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en zen meditación y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.