tres mujeres

Tres mujeres estaban sentadas en un banco, contemplando el paisaje. De repente, una de ellas emitió un gemido. Poco después, otra dejó escapar un profundo suspiro. Por fin, la tecera dijo:

-Vaya, pensé que hoy no íbamos a hablar de hombres.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en humor. Guarda el enlace permanente.