El guerrero pacifico (II)

El guerrero pacífico, de Dan Millman, es una novela de la que ahora, al releer, quisiera entresacar algunos párrafos:

* Lo importante no es la excelencia en las técnicas para dominar el cuerpo o la mente, sino el amor, que abre todas las puertas y nos libera de las actitudes rígidas que nos condicionan al miedo y la tensión.

* Todos somos imbéciles, pero algunos lo saben y otros no. Usted parece pertenecer a la segunda categoría.

* Como a la mayor parte de las personas, te han educado para buscar la información fuera de ti mismo, en los libros, en las revistas, en los expertos… estás lleno de un saber inútil. Posees demasiados conocimientos sobre el mundo y apenas te conoces a ti mismo.

* … el estado de ánimo de un guerrero, resuelto, alerta, claro y libre de toda duda… un cuerpo de guerrero, ágil flexible, sensible y lleno de energía… el corazón de un guerrero, amando cada cosa o cada ser que ves.

* Si continúas negándote a ver tus debilidades, no podrás corregirlas, ni desarrollar tus fuerzas.

* Verás que las olas de tu mente no tienen ninguna relación contigo: te limitarás a observarlas, sin apego… la práctica para ver el origen de tus olas se llama meditación.

* La conciencia no se encuentra dentro del cuerpo; en realidad, es el cuerpo el que se encuentra dentro de la conciencia.

* [Después de hablar con él] la gente se marchaba casi siempre más feliz de lo que había llegado. Lo que más me impresionaba de él era su simplicidad, su economía de movimientos y de acción.

* El secreto del cambio consiste en concentrar tu energía para crear algo nuevo y no para luchar contra lo antiguo.

* Nunca ha habido guerreros del pasado ni guerreros del futuro en ninguna otra parte. El guerrero está aquí ahora. Tus penas, tus miedos y cóleras, remordimientos y culpabilidad, tus deseos y tus planes no existen más que en el pasado o en el futuro. No dejes que nada, ni nadie, sobre todo tus propios pensamientos, te saquen del presente. No tienes que llegar a ninguna parte, sino a estar aquí.

* La felicidad es el único poder que cuenta. Sé feliz ahora, sin motivo, o no lo serás jamás.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en psicología, zen meditación y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.