víctimas

Ya no soy una víctima de las circunstancias. Ni siquiera la víctima de otras víctimas. He decidido ser activo y responsable. Si hay que luchar, saldré a luchar. Si lucho y pierdo, volveré a luchar; si lucho y muero, seré un cadáver, pero nunca más una víctima.

Aunque esté enfermo, aunque esté preso; mientras tenga conciencia, mantendré mi capacidad de elegir y de comprometerme. Ya no soy una víctima, ahora soy responsable de mi vida.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en psicología, zen meditación y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.