Buenos propósitos de Año Nuevo: 2010

………………………………………………………Hazlo o no lo hagas, pero no lo intentes.
…………………………………………………………………………………………… Maestro Yoda

Hace un año publicamos aquí Propósitos de Año Nuevo: cómo cambiar y es quizá el momento de preguntarnos cuáles de esos objetivos hemos cumplido, cuáles no y por qué.

Es posible que algunas metas incumplidas del año pasado estén también en la nueva lista  que hacemos ahora -y quién sabe cuántos años llevamos arrastrando algunas de esas buenas intenciones- por lo que es también el momento idóneo para plantearnos si de verdad queremos hacerlo -y ponernos a trabajar seriamente en ello- o bien olvidarnos del tema y liberarnos de esa carga para siempre.

¿Por qué pretendemos hacerlo? Si es sólo porque nos sentimos frustrados de no haberlo conseguido, como una especie de venganza, no funcionará. Al final, no se trata de conseguir esto o aquello, sino de convertirnos en la persona que es capaz de hacer esto o aquello.

Hay que elegir los objetivos cuidadosamente, de forma que sean coherentes a largo plazo con la persona que queremos ser. También hay que disfrutar del proceso, y por eso es más fácil hacerlo sin cambios bruscos, con suavidad, como vimos aquí.

Es mejor concentrarse en un solo objetivo, y trabajar en él un mes o el tiempo necesario para arraigarlo con firmeza en nuestras costumbres. Para ello, es necesaria cierta planificación, que no consiste en un gran esfuerzo de voluntad, sino en abrirle un hueco en nuestra agenda: el tiempo de ir al gimnasio o a la academia hay que sacarlo de algún sitio, desplazando a otras actividades: ahora es el momento de decidir qué es más o menos importante, y ponerse a trabajar sin excusas.

Aparte de eso, los 16 puntos para hacer realidad los buenos propósitos de Año Nuevo están aquí. Feliz 2010.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en psicología y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.