fácil o difícil

A todos nos gustaría que la vida fuera más fácil, pero es difícil. Nacemos sin estar preparados, nos enamoramos sin estar preparados, tenemos hijos sin estar preparados y nos morimos sin estarlo. Nos pasan cosas. Hay pobreza, enfermedad y sufrimiento a nuestro alrededor. Así es la vida. Es difícil. ¿Y qué? La vida fácil no es mejor que la difícil. No es más feliz.

La vida difícil nos permite trabajar en los problemas y ese trabajo nos hace más fuertes, más conscientes, mejores. Aceptar las cosas como vienen es el primer paso para trabajar en ellas.

Por otra parte, la vida es difícil… ¿comparada con qué?


Anuncios
Esta entrada fue publicada en zen meditación. Guarda el enlace permanente.