compasión

Cierto día, la familia (padre, madre e hijo) fue a hacer una excursión por el desierto. Habían previsto que sería una experiencia dura y difícil, por lo que iban pertrechados. Salieron con buen ánimo y sintiéndose muy unidos, pero a medida que surgieron las dificultades, se fueron distanciando entre sí. Os ahorraré los detalles, pero las cosas acabaron mal. El marido, sintiendo que se quedaba sin agua, se la quitó a la mujer, que murió de sed poco después. El niño enfermó, pero el padre decidió que no podía quedarse a cuidarse de él, y lo dejó abandonado a su suerte…. ¿Qué os parece esta forma de comportarse?

Cierto día, el espíritu (o energía del universo) fue a hacer una excursión al planeta Tierra, para lo que se fragmentó en múltiples seres. Había previsto una experiencia dura y difícil, por lo que iba pertrechado. Salieron con buen ánimo y sintiéndose muy unidos, pero a medida que surgieron las dificultades, se fueron distanciando entre sí. Os ahorraré los detalles…

Sin compasión puede que lleguemos más rápido (¿adónde?), pero no llegaremos muy lejos.

Earth-Erde

Anuncios
Esta entrada fue publicada en zen meditación. Guarda el enlace permanente.