los factores del éxito

portada-libro En Fueras de serie (publicado por Taurus), Malcolm Gladwell analiza las causas del éxito, empezando con la sorprendente historia de los jugadores de hockey: los niños que nacen en los primeros meses del año tienen muchas más posibilidades de triunfar como jugadores profesionales que quienes nacen a final de año. Así, va detallando otras carreras de éxito -los Beatles, Oppenhemier, Mozart, Bill Gates- y explica que su desempeño excepcional no se debe a un talento extraordinario, sino a una combinación de factores sociales, económicos, familiares, educativos y a la capacidad de aprovechar las oportunidades, además, claro, de una gran cantidad de trabajo. No se alcanza el éxito en cualquier campo -deportivo, científico, artístico- sin haberle dedicado al menos 10.000 horas.

La agotadora estancia de los Beatles en Hamburgo -tocando 8 horas por noche, 7 días a la semana- o las miles de horas nocturnas que Bill Gates pasó programando en Lakeside, fueron decisivos en su éxito. Como dicen los campesinos chinos -y repiten sus hijos estudiantes- “360 días al año levántate antes de amanecer y la prosperidad de tu familia llegarás a ver”.

La inteligencia es un factor de éxito, pero es como la altura de los jugadores de baloncesto: una vez que se tiene la suficiente, son otros -económicos, culturales, educativos- los factores que determina el triunfo. Es más cómodo pensar que el talento extraordinario -innato- es la causa del éxito, y lamentarnos de no tenerlo, pero si nos atrevemos a trabajar de forma consistente en las causas reales que permitan desarrollar las capacidades naturales de nuestros hijos, el futuro de la sociedad será muy diferente y, si les damos oportunidades a todos, es posible construir un mundo mejor.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en psicología y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.