el canto del pájaro

Los pájaros cantan al amanecer. En en ese momento toda mi conciencia está concentrada en escucharlos. Es hermoso. En ese momento he soltado el enorme saco de problemas, recuerdos y preocupaciones que arrastro conmigo la mayor parte del día. Sólo existe la conciencia serena del momento. Sólo existe el sonido, en medio de una sensación de paz.

Ahora, mientras lo escribo, me doy cuenta de que cualquier otro sonido (la voz de mi jefe, el bebé que llora, el presentador del telediario, el ruido del tráfico), puede ser experimentado en paz.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en zen meditación y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.