pedagogia

Cualquier educador sabe que el niño hará lo que él hace y no lo que dice. Un educador coherente lo sabe y, además, actúa en consecuencia. Consciente del valor del ejemplo, sabe que es absurdo exponer al niño a una pantalla que emite sin cesar conductas contrarias a las que le gustaría que aprendiera.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en psicología y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.