elefantes rosa

elephant_pinkNo pienses en elefantes de color rosa. Por favor, no imagines ningún elefante de color rosa, ni tampoco una manada de elefantes de color rosa, ni siquiera una gran elefanta de color rosa con su pequeño elefantito rosa.

Supongo que, por mucho que lo negara, tu mente estaba poblada de elefantes rosa, porque (sin entrar en las complejas relaciones de lenguaje y pensamiento) nuestra mente funciona mediante imágenes (representaciones mentales) visuales, auditivas, etc. Por eso, para utilizar eficazmente la memoria, es mucho más útil crear una imagen que recordar una palabra. Y es muy difícil imaginar la negación.

Sobre esto han escrito maestros antiguos y modernos, desde la “ley de la atracción” o “el secreto”, hasta el planteamiento tan sencillo y útil del  Dr. Escudero.

Y, sin embargo, seguimos diciéndonos miles de veces “no quiero tener problemas económicos”, “no quiero ser como mi madre”, “no quiero morir de cáncer como mi padre”, “no quiero suspender el examen”, “no quiero llegar tarde al trabajo”, no, no, no…. mientras, en realidad, imaginamosquiero tener problemas económicos”, “quiero llegar tarde”, etc.

Del mismo modo, embrutecemos nuestra conciencia con películas llenas de violencia, angustia o terror, con noticiarios estremecedores  y cotilleos sobre la vecina o algún personaje famoso. Saturamos la mente con preocupaciones por un futuro que no existe y remordimientos por un pasado que tampoco existe.

La solución es tan simple como infrecuente: dejar de concentrarnos en los problemas –dejar de alimentar los problemas- y concentrarnos en las soluciones. Hablar de lo que queremos, visualizar lo que queremos, y empezar -ahora- a hacer algo (por pequeño que sea) para conseguirlo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en psicología y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.