hacerlo

Muchas veces leemos un libro, vemos una lección en video, asistimos a un curso o taller… y nuestra vida sigue igual. Si no ponemos en práctica lo que hacemos, en realidad no hemos aprendido nada.

Ken Blanchard -del que ya hemos escrito aquí– dedica a este problema su obra Saber y hacer (Ed. Granica), donde plantea la necesidad de elaborar estrategias para aplicar lo que aprendemos, de forma que tenga una repercusión real en nuestra vida.

El conocimiento no se convierte en acción por tres motivos: sobrecarga de información, pensamiento negativo y falta de seguimiento, que se pueden contrarrestar con estrategias como:

* aprender más a fondo, sobre menos temas

* concentrarse en unos pocos conceptos claves, y repetirlos a lo largo del tiempo

* abrir la mente para encontrar algo valioso en cada lección

* planificar un seguimiento (mediante reuniones individuales, coaching telefónico, etc.) para obligarse a aplicar lo que se ha aprendido.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en psicología y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.