sentimientos cristianos

Ya nadie se acuerda de Louis Pauwels y Jacques Bergier, de sus libros fascinantes y enigmáticos (El retorno de los brujos, El aprendizaje de la serenidad, El libro de lo inexplicable, Los libros malditos…), de sus maestros (Teilhard de Chardin, René Guénon, Fulcanelli, Gurdjeff…) y de la revista que fundaron, Planète, que llegó a tener 100.000 suscriptores, en los años sesenta.

Pauwels era maestro, fundador del Figaro Magazine y fue cobrando protagonismo en la derecha política. Bergier tuvo una vida fascinante, desde su niñez en Odessa, la Cábala, guerra civil rusa, persecuciones, campos de concentración nazis, la resistencia francesa, espionaje nuclear… un hombre que nunca fue a la escuela pero leía media docena de libros diarios, en varios idiomas. Hace poco estaba repasando El admirable Brumloch, una novela de Pauwels, en la que cuenta la anécdota del santo y el león:

Un santo eremita que vive en el desierto tropieza con un león:

– ¡Señor, haz un milagro! ¡Inspira a esta bestia sentimientos cristianos!

Entonces… ¡milagro! El león se arrodilla, une las zarpas, mira al cielo y dice:

-Señor, bendice este alimento que vamos a comer…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en humor y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.