Trott: la secuela

huella-del-maestroComo no hay éxito sin secuela, un par de años después de “El Santo”, Susan Trott escribió una continuación, traducida en español como “La huella del maestro” (Javier Vergara editor). De este libro, quisiera destacar la escena de la discusión entre dos personas que se acusan mutuamente de haber provocado un accidente y Joe la resuelve echándose la culpa a sí mismo (aunque, evidentemente, no la tenía). Luego le explica a su discípula el motivo de haberlo hecho:

Una de las cosas que la gente detesta más es la culpa. Incluso siendo culpables, no pueden aceptarlo. Lo negarán con cada átomo de su ser y en pocos segundos llegarán a creer que son inocentes y que los tratan injustamente.

Al asumir la culpa, aunque seas inocente, suavizas la situación de forma espectacular e inmediata. Todos se tranquilizan. El culpable deja su postura defensiva, el inocente ve reconocida su inocencia y se puede establecer una conversación productiva. Al declararte culpable despiertas admiración, te agradecerán que hayas resuelto el problema, llevando tranquilidad donde había alboroto, y te tratarán con clemencia.

.

.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en psicología, zen meditación y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.