Shibumi

Trevanian es el seudónimo de un escritor que en los años 70 se hizo famoso por sus novelas de espías, entre las que destaca Shibumi (1979). En ella cuenta la vida de Nicolai Hel, un asesino a sueldo criado en China y Japón, que desprecia las costumbres norteamericanas y se enfrenta a la CIA.

El concepto de shibumi, que da título al libro, se refiere a un estado de pureza, una elegancia invisible a la que aspira el protagonista. En palabras de su maestro, el shibumi consiste en comprensión más que conocimiento, elegante simplicidad, sosiego espiritual y autoridad sin dominio; el shibumi esconde un gran refinamiento bajo una apariencia corriente.

Una de las ideas que más me llamó la atención del libro es la importancia de la forma en que se hacen las cosas, de las buenas maneras, más que el hecho de hacer una cosa u otra:

… al fin y al cabo, las virtudes menores son las únicas que importan. Se puede confiar en la cortesía más que en las virtudes lacrimosas de la compasión, la caridad y la sinceridad; el juego limpio es más importante que la noción de justicia. Las virtudes mayores tienden a desintegrarse bajo las presiones de una conveniente racionalización, pero las buenas maneras se mantienen inmutables en la tempestad de las circunstancias.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en psicología y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.