de qué color

Al cabo del día nos comunicamos con una serie de personas con las que establecemos relaciones débiles y superficiales. Un buen hábito que mejora la comunicación y promueve unas relaciones más cordiales consiste en averiguar de qué color tiene los ojos cada persona con la que hablamos.

Por breve que sea la comunicación -incluso un rápido saludo- mirarla lo suficiente como para comprobar el color de sus ojos mejora de forma significativa nuestra forma de relacionarnos. No se trata, claro, de imponerle una mirada fija intimidatoria, sino lo suficiente para mostrar calidez e interés y que sienta nuestro aprecio.

En fin, como decía Eva Herzigova en aquel anuncio famoso de Wonderbra:

“Mírame a los ojos… he dicho a los ojos.”


Anuncios
Esta entrada fue publicada en psicología y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.