maridos y mujeres

El marido permanece inmóvil en el sofá. La mujer se vuelve hacia él, le dirige una mirada escrutadora, y pregunta:
-¿En qué piensas?
-Oh, en nada, hago meditación y, en unos minutos, consigo que la mente se quede en blanco.
-¡Ah, vaya, creía que eras así de nacimiento!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en humor, zen meditación y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.