Joko Beck

Además de “siéntate, respira y vive ahora” ¿qué más se puede decir en un libro sobre zen? Pues bastante, como podemos leer en La vida tal como es. Enseñanzas zen (Gaia Ediciones), de Charlotte Joko Beck, fundadora del Centro Zen de San Diego, un libro con el que se puede trabajar mucho tiempo. Algunas ideas:

* Hemos de renunciar a la sensación de que la vida nos debe esto o aquello. No podemos manipular la vida para alcanzar nuestra satisfacción personal, y encontrar defectos en nosotros o en los demás no es una forma adecuada de ayudar a nadie.

* La práctica se vuelve fructífera cuando sentimos que la vida se parece menos a una carga y más a una fuente de alegría. Eso no significa que no exista la tristeza, sino que la experiencia de la tristeza es exactamente la alegría.

* No es importante lo que nos han hecho, sino lo que haremos nosotros; alguien tiene que detener el proceso. Si uno de cada diez habitantes del mundo se dedicara a romper la cadena, todo el ciclo del sufrimiento se desmoronaría.

* La única promesa con la que podemos contar es que cuando despertemos a nuestra vida seremos personas más libres; no necesariamente mejores ni más felices, pero sí más libres.

* Cada vez que pronunciemos el nombre de otra persona, deberíamos pensar cuidadosamente qué palabras añadimos. ¿Qué pensamos o decimos de ella? ¿Qué etiqueta le adjudicamos? Deberíamos comprobar si hemos añadido algo más que simples hechos.

* La práctica zen no supone adaptarse al problema, sino ver que no hay ninguno. No hay solución; sólo el ego encuentra soluciones, aunque las soluciones no existen. En algún momento tal vez comprendamos que, si no hay solución, tampoco hay problema.

* La memoria es imaginación. Cada recuerdo al que nos aferramos perjudica nuestra vida.

* La iluminación es la capacidad para dar totalmente en cada instante. No tiene que ver con vivir una gran experiencia, sino con preguntarse “¿Qué significa para mí dar en este momento?”

* La vida nunca es general, sino siempre específica: es lo que sucede en este preciso momento.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en zen meditación y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.