ser, hacer, tener

Primero, “¿quién soy?”, luego “¿qué hago?” y después “¿qué tengo?”. Ser, hacer, tener.

Era un rico banquero que iba en su limusina, cuando vio a dos hombres a la orilla de la carretera, comiendo césped. Preocupado, ordenó al chofer detenerse y bajó a investigar:
-¿Qué hacen ahí?
-No tenemos dinero -dijo el pobre hombre- por eso comemos césped.
-Bueno, pueden venir a mi casa, yo los alimentaré.
-Gracias, pero tengo esposa y dos hijos; están allí, bajo el árbol.
-Que vengan también -dijo el banquero.

Volviéndose al otro pobre, también le invitó:
-Usted también puede venir.
El hombre, con voz lastimosa, dijo:
-Pero, señor, yo también tengo esposa, y cuatro hijos.
-¡Pues que vengan también! -respondió el banquero.

Entraron todos en el enorme y lujoso coche. Una vez en camino, uno de los hombres miró al banquero y le dijo:

– Señor, es usted muy bueno. ¡¡Muchas gracias por llevarnos a todos!!

-¡No tenga vergüenza! -dijo el banquero- ¡soy muy feliz de hacerlo! Les va a encantar mi casa…. ¡El césped está como de veinte centímetros de alto!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en humor, psicología y etiquetada . Guarda el enlace permanente.