Yoshigasaki

“El viaje interno de un extraño”, de Kenjiro Yoshigasaki, publicado por esa magnífica editorial que es La Liebre de Marzo, es de una integridad abrumadora. Algunas de sus ideas:

* La acción está determinada por la percepción, no por pensamientos ni sentimientos; podemos actuar sin una decisión previa. Las palabras no existen en el mundo (sólo hay sonidos, que cada cual interpreta a su manera); así, la percepción se realiza sin palabras.

* El propósito de las técnicas de meditación es lograr una percepción completa del mundo (de nuestro interior y del exterior). La meditación más sencilla consiste en guardar silencio y dejar a los demás decir lo que quieran. Cuando la percepción total no es perturbada por la acción, empezamos a meditar en la vida cotidiana. La meditación tiene que continuar siempre, 24 horas cada día.

* Muchos meditan, aunque pocos alcanzan la iluminación (quizá uno de cada diez mil); no hay ninguna forma especial de provocar la iluminación en otros; a veces se produce, aunque nadie sabe cómo ni por qué. Pero se puede practicar la vía posterior a la iluminación sin haberse iluminado.

* Sólo podemos cambiar dándonos cuenta de que estamos equivocados. Cuando nos percibimos constantemente a nosotros mismos para descubrir que estamos equivocados, nuestra vida estará basada en la verdad.

* La meditación es contraria a la sociedad; hay que estar contra la sociedad, pero nunca contra las personas: hay que amar a todas las personas.

* Debemos vivir sin respuestas. Cuando se expresa una pregunta de la forma más sencilla posible, ya se ha encontrado la respuesta.

* No hay principios universales. Ningún maestro, ninguna teoría cubre la totalidad de la vida. Si alguna lo pretende, se trata de una secta.

* Al respirar, para que el diafragma funcione de manera óptima, no hay que mover el pecho en absoluto. Cuando el diafragma se mueve con armonía, percibimos el silencio profundo del cuerpo.

Un libro breve y muy bien pensado, una obra valiosa, entre las muchas que se pueden encontrar en La Liebre de Marzo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en zen meditación y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.